Error message

Notice: Undefined offset: 1 in counter_get_browser() (line 70 of /home/pedro/public_html/portal/sites/all/modules/counter/counter.lib.inc).

“LAS PRIMERAS SIRENAS”

  • Posted on: 31 July 2015
  • By: Pedro L. Ríos

Aunque existen datos anteriores a los años cincuenta, ya algunas máscaras usaban el método motorizado para acortar las distancias entre los barrios de nuestro pueblo. No fue hasta los años setenta cuando el municipio de Hatillo conjuntamente con el Sr. Plácido Acevedo (QEPD) organizaron el primer Festival de las Máscaras y abrió las calles del pueblo para recibirlas. Anteriormente estaba vedada la entrada al pueblo.

El año 1972 coincide con este corto recuento que le estoy narrando. Un grupo de cinco jóvenes del barrio Capáez de éste pueblo, quienes eran: Joe Delgado, Tony Oliver, Pedro Juan Cortes (QEPD), Luis Delgado y último, pero el artífice de la historia, Víctor “Vitín” Cortes. En esos años “Vitín” trabajaba para la Funeraria Amador en Camuy. Para esos días habían recibido una ambulancia de los Estados Unidos y no tenían uso para la sirena súper potente que la misma tenía, ya que las que estábamos acostumbrados a oír eran pequeñas y con pocos decibeles, y mucho menos para aquella bocina tan estruendosa y el biombo. Se las regalaron a “Vitín” y ni corto ni perezoso, los cinco jóvenes le montaron este nuevo equipo al jeep que les prestó Juan “Relevo” Ruiz, dueño del mismo, para desfilar en el Primer Festival de Máscaras de Hatillo. Fueron también los jóvenes del “Fua” los primeros en montarle “biombos” a los jeep además de decorarlos con la misma tela de su atuendo.

El diseño del primer manto del traje de máscaras que usaron en esa ocasión fue confeccionado por una jovencita quien es hoy la Prof. Luz V. Rosado, “Angie” para los que la queremos mucho. El tema del grupo era “El Fua” de Alfonzo Vélez. Sus capas lucían el diseño de una vela con su llama inclinada con la expresión “Fua” como si la brisa la apagara según dice el coro de la canción.

El grupo “El Fua” ganó el primer premio por su originalidad. No sé si la sirena o bocina tuvieron algo que ver con su reconocimiento pero si les puedo asegurar que estos cinco jóvenes cambiaron la manera de correr máscaras en Hatillo. Para bien o para mal este año se ha tenido que reglamentar el uso de las sirenas ya que no conforme con el sonido producido por una los jeep modernos, usan hasta diez decibeles, produciendo un ruido ensordecedor a los que van a disfrutar de este mágico evento en nuestro pueblo.