Error message

Notice: Undefined offset: 1 in counter_get_browser() (line 70 of /home/pedro/public_html/portal/sites/all/modules/counter/counter.lib.inc).

LA MÁQUINA DEL TIEMPO

  • Posted on: 31 July 2015
  • By: Pedro L. Ríos

En las décadas de los cuarenta a los sesenta o tal vez un poco mas tarde, cuando existía el béisbol romántico y dominguero en todo su esplendor... Cuando todavía se oía silbar el tren de las tres... en Hatillo comenzaron  a desarrollarse  una manada de Tigres jóvenes y con mucha habilidad para jugar el béisbol.  Precisamente, al otro lado de la vía del tren (en el sector Trujillo) encontramos al joven Norberto “Tabaco” López (tremendo paracorto).  Jugó béisbol “clase A” con los Tigres.  Doble A con Camuy y Manatí. Defendió los Tigres de Hatillo en las Ligas Hispanas de Nueva York.  En el sector “Los Aguilar” podemos ver a los hermanos Gerena (Elías y Pitito) hijos de otro gran deportista, Don Alejo Gerena Colón leader recreativo y cuyo nombre honra el antiguo Parque Robinson.
 
La misma barriada “Aguilar” nos proveyó a los hermanos Delgado. Anselmo (lanzador de recta poderosa) igual a su hermano Manuel Delgado.  Este último, fue  el lanzador que con solamente nueve peloteros en el equipo se enfrentó a los Titanes de Florida para eliminarlos de la contienda en el primer año de los Tigres en la Coliceba, cuando se ganaron solamente cuatro juegos.                  
 
Siguiendo nuestra visita imaginaria nos encontramos con Johnny Rodríguez, fino antesalista y tremendo bateador.  También lo perdimos a las ligas Hispanas de Nueva York junto a un nutrido grupo de Hatillanos entre ellos William Cordero, Carlos Velásquez, Popo y Chury Maisonet (dos hermanos con grandes habilidades).  Muchos, por razones económicas emigraron a los Estados Unidos buscando mejor porvenir para ellos y los suyos, pero defendiendo siempre los colores de los “Tigres” en el extranjero.
                                                                                      
Seguimos nuestro viaje y llegamos a la barriada “Clan”.  La misma a sido muy fructífera en cuanto a talento beisbolero se refiere. Para solo mencionar a algunos: los hermanos Juan y Alejito Rodríguez y de la misma sepa, José “Cucú” Rodríguez cuarto bate e inicialista por excelencia.  Luis “Goyo” Montijo... inolvidable sus asañas  con los Tigres y el Camuy  doble AA.
                                                                                                            
El Barrio Capaez tiene el honor de haber producido tal vez, el mejor lanzador hatillano que a defendido los colores de los “Tigres” con dos juegos sin hit ni carreras en la Coliceba.  Ese honor recae sobre Secundino “Cundi” Soto con su conocido número ocho en sus espaldas.  Otros magníficos lanzadores fueron Antonio “Toño” Delgado, Clase A y Doble AA, Carmelo “Melito” Santiago (sin mucha velocidad pero se conocía todos los trucos del oficio).
                                                                                                                                                                               
Ya que estamos recorriendo la vecindad, nos encontramos con otra pareja de hermanos,  Miguel “Mike” Chacón y Diego Chacón.  A unos pasos encontramos a René Firpi, Jr., Luis Correa, Martín Curbelo, Aurelio Curbelo y (aunque no de ese sector) Miguel “Huco” González.  Otro que en el futuro se convirtió en un fanático de primer orden, cuando lo  encontramos, Jorge L. Collet (Ole) era bosque central e izquierdo con “Los Tigres”.
 
Detuvimos nuestra Máquina en el garaje de Don Paco Almodóvar en la carretera militar  (#2) para bastecerla de combustible y luego hicimos una parada  en el negocio de “Toña” para comprar unos ricos pastelillos.  Luego seguimos nuestra travesía hasta la “Cuesta” donde encontramos a Pedro “Pello” Castro.  Once años con “Los Tigres de la Coliceba”.   Primera base y líder de  bateo en 1969 con 351 de promedio.  Jesús “Chucho” Caraballo,   aunque se retiró joven, no existía un prospecto con mejores cualidades para el béisbol.
 
Bajando al pueblo, encontramos a Rafy Alvarado, buen pelotero y agresivo en el terreno.  En “La marina” bajo la sombra de un pino, estaban contándose sus experiencias en el béisbol profesional, José R.“Tallaboa” Alcaide, Luis “Puchy” Delgado y Gerardo “Gerry” Amador.  Rolando “Jan” Curbelo merece mención aparte por su longevidad en el deporte.  Son  muchos  los años y todavía está activo al día de hoy.
 
Aprovecho la salida de mi querido Hatillo y hago la última parada de mi Máquina del  Tiempo en el “Canario Quik Lunch” de los Hermanos Ríos.  Encuentro al futuro médico  Néstor Amador enfrascado en una tertulia con el futuro alcalde Juan Luis Cuevas y como estaban hablando de la pelota Clase “B” no podía faltar Carlos Velásquez.
 
Se me está haciendo un poco tarde y son tantos los amigos que tal vez no los pueda ver todos y tengo que regresar al presente, dimensión en la cual ya muchos de ellos no existen pero que nunca olvidaremos.  Algunos no necesariamente jugaron en los mismos años ni los mismos equipos pero si todos defendieron el Orgullo hatillano y  los queridos “Tigres”.