Error message

Notice: Undefined offset: 1 in counter_get_browser() (line 70 of /home/pedro/public_html/portal/sites/all/modules/counter/counter.lib.inc).

HATILLO Y SUS SALAS DE CINE

  • Posted on: 31 July 2015
  • By: Pedro L. Ríos

Aunque en esta ocasión les voy a narrar algunos datos sobre las salas de cine en el pueblo de Hatillo, pienso que sería interesante repasar algo de la historia del cine en Puerto Rico.

Como casi todo en nuestra historia, existe una controversia de cuando realmente inició el cine en nuestra isla. Unos alegan que las primeras tomas fueron efectuadas por norteamericanos durante la invasión americana a nuestra patria en el año 1898. Como evidencia de esto se presentan unos visuales encontrados en los archivos de Puerto Rico y Estados Unidos. En los mismos se puede observar unos barcos cañoneando las costas de una isla, supuestamente Puerto Rico. Se ha demostrado que estos visuales son montajes hechos por diferentes compañías americanas ansiosas por tener temas sobre la guerra.

Según la historiadora Rose Marie Bernier data como fecha oficial el 21 de mayo de 1901 cuando en Ponce el francés Eduardo Hervet hace una demostración con una cámara que a su vez era proyector. Dice la Sra. Bernier que este francés fue el responsable de éste histórico evento.

Para el año 1912 se filma la primera película con drama en Puerto Rico. Anteriormente se habían hecho algunos documentales. El titulo de esta película era “Un drama en Puerto Rico.” Tuvo un costo de filmación de $700.00 dólares. La misma fue filmada por Rafael J. Colorado, primer director de cine en Puerto Rico y natural de Cádiz, España donde nació en el 1867. Llegó a nuestra isla en el 1887 con tan solo veinte años de edad.

“Romance Tropical”, es la primera película sonora filmada en Puerto rico en el 1934. La película “Modesta” (1956) ganadora del primer premio en su categoría en el Festival del cine de Venecia y diploma de mérito en el de Edimburgo. Fue fotografiada por el camarógrafo y director hatillano Luis Maisonet.

Después de haber repasado algo de nuestra historia en el cine quiero narrarles algunos datos que mediante entrevista con diferentes compueblanos pude recopilar. No es mi intención ser historiador de Hatillo pero si hago investigaciones de nuestra historia como pueblo. De esta forma dejarlo escrito para que nuestras futuras generaciones no olviden nuestra historia. Aclarado esto, sigamos con nuestros datos.

Según consta en un folleto distribuido por el Departamento de Instrucción Pública de Puerto Rico en el año 1967, “Los municipios de Puerto Rico; su historia y su cultura” el primer cine en Hatillo fue fundado en el 1919 por los señores Juan Delgado y Juan Casañas. Su nombre “El cine Venus”. Luego de mis investigaciones y después de hacer una minuciosa entrevista a otros hatillanos que vivieron la época, me hacen constar que “El Cine Costa azul” estuvo localizado al lado oeste de la plaza pública (hoy Teatro Monrouzeau). Las películas que se proyectaban eran silentes.

Ahora nos trasladamos a los años cuarenta al sector conocido como la cuesta en la carretera 119 K2 aproximadamente muy cerca de donde pasaba el tren en esos años. Me cuenta el amigo Guillermo Castro que cuando era un niño su padre lo llevaba a un cine ubicado en ese lugar cuyo dueño era Don Miguel de León. Me cuenta también Don Guillermo que su padre lo sostenía sobre sus hombros mientras él veía los muñequitos del famoso Ratón Miguelito que en ese tiempo eran silentes. Don Miguel le reproducía la música de Morell Campos para acompañar los muñequitos. Las paredes eran de zinc con una parte de su techo al aire libre.

Nos dirigimos a nuestros preciosos campos donde encontramos en el Sector Lechuga el “Cine Cinthia” del Sr. Juan Delgado. El nombre “Cinthia” fue en honor a la joven hatillana Cinthia García Mena, reina de simpatía de las fiestas patronales del año 1956 e hija del dueño. Las primeras presentaciones en Puerto Rico del trío Los Criollos, que luego se conocieron como Los Hatillanos, fue en éste. El mismo operó hasta finales de los años sesenta. Era una estructura en planchas de zinc con su propia planta eléctrica. La especialidad de la casa eran películas mejicanas y de vaquero.

Chin, chin, chin…continué mi caminata rumbo al Bo. Pajuil donde me encontré con el Sr. Rafy Gutiérrez, el último operador de las máquinas de proyectar películas en el antiguo “Teatro Santa Fe” de éste barrio. Me narra Rafy sobre esta sala, que la misma tenía capacidad para aproximadamente 300 personas sentadas en los rústicos bancos de madera. Fueron los dueños del “Santa Fe”, primero, Los Llerandi, Crecencio Rivera y luego Tomás Talavera. El mismo cerró operaciones en la década de los setenta.

No podemos olvidar que en Hatillo también existió un auto cine situado en el Bo. Carrizales, carretera #2, “Autocine del Atlántico”, donde por un precio módico entraba usted con su auto a disfrutar de los últimos estrenos.

Dejé para el final el “Teatro San Miguel” por ser el que más recuerdos me trajera a mí en lo personal y lo recuerdo con cariño inmenso. Para la juventud que no tiene idea donde estuvo localizado éste, les voy a indicar que el mismo estaba al lado izquierdo del puente que conecta la casa alcaldía con las otras oficinas del gobierno municipal. El Teatro San Miguel fue fundado por Don Miguel de León, el mismo que estuvo en la cuesta que les conté al principio de esta narración. Este cine era prácticamente el único entretenimiento de los jóvenes hatillanos de los años cincuenta, sesenta y setenta. En el mismo se presentaban además de películas, series y algunos espectáculos como El Show Corona. En su época de esplendor se presentaron los artistas más sobresalientes como Ramón Rivera “Diplo”, José Luis Torregrosa, El Mago “Richardini” y el Trío Vegabajeño entre otros.

Muchos eran los que tenían pase permanente y nunca pagaron por su amistad, primero con Don Miguel y luego con Agustín “Tito” Vélez. Entendemos que el último fue el Sr. Cabán. Siempre recordaré a las que trabajaban vendiendo las entradas; Eva Vázquez y Mayín Curbelo, con sus ojos verdes que iluminaban la boletería. Siempre recuerdo a Danny Navas que proyectaba las películas. Don Alejandro Gerena era la persona que traía las películas de San Juan todos los días. Recuerdo con mucho cariño las noches que salíamos del cine para ir al negocio “El Canario” para el sándwich o hamburguer a la plancha con mabí.

Seis salas y un autocine que estoy sumamente seguro que muchos no sabían que existieron en nuestro pueblo. A los jóvenes los exhorto a preguntar a sus padres y abuelos para que nuestra historia no se olvide.