Error message

Notice: Undefined offset: 1 in counter_get_browser() (line 70 of /home/pedro/public_html/portal/sites/all/modules/counter/counter.lib.inc).

Su última pincelada

  • Posted on: 26 July 2015
  • By: Pedro L. Ríos

Nace en el Barrio Naranjito, sector “La Paloma” de Hatillo, el 24 de febrero de 1889 nuestro más ilustre pintor, Don Oscar Colón Delgado. Son muchas las exposiciones que se han efectuado en Puerto Rico y en el exterior, de sus pinturas. Sus obras se encuentran en museos y en colecciones privadas en la isla y en los Estados Unidos. En su pueblo natal, Hatillo P.R., se encuentra un museo a su nombre, Oscar Colón Delgado, donde están expuestas varias de sus obras.

Don Oscar nos dejó en su legado cientos de obras conocidas, una en particular de un hermoso ramo de canarios amarillos que se distingue por su color brillante. Esta obra tiene algo especial, difícil de descifrar. Aunque no llegó a ser firmada por él artista, todos los conocedores de sus obras inmediatamente la identifican como de Don Oscar.

Quise saber por qué esta obra no estaba firmada cuando era costumbre de él firmar todos sus trabajos. Recurrí a la persona que mejor podía contestar mis preguntas y aclarar mis dudas, Doña Laura Colón Malaret hija amantísima de don Oscar. Me indicó que esta obra estaba en su poder y narra ella que el día 23 de julio de 1968 tocó a la puerta de su padre y él le contestó que se sentía débil pero que esperara que iba a hacer todo lo posible por abrir la puerta. Logrando acceso el interior le indicó Don Oscar que había estado trabajando en la obra que estaba en el caballete en su estudio. La misma era un ramo de canarios amarillos. Al ver a Don Oscar tan débil optó por buscar al conocido galeno Dr. Silvestrí (en el pueblo de Hatillo). Siendo amigo personal del artista, el doctor se presentó inmediatamente en la residencia y recomendó que lo ingresaran inmediatamente en el hospital. Fue recluido en el Hospital San Pablo de Bayamón donde falleció el mismo día.

Sus restos fueron trasladados al día siguiente al ateneo de Puerto Rico donde se le rindieron honores y luego a su pueblo natal Hatillo para al día siguiente, 25 de julio de 1968, bajo los acordes de nuestro himno nacional, darle cristiana sepultura. Sobre el féretro posaba la bandera puertorriqueña que había sido confeccionada por su esposa Doña Carmen Malaret Irizarry, la misma que siempre ondeó en su balcón. El sacerdote católico, Padre Martínez, amigo del artista y muy querido en el pueblo de Hatillo lo acompañó hasta darle cristiana sepultura.

Como dato curioso, Don Oscar tenía un pequeño perro de mascota por siete años de nombre “Brownie”. Éste, al arribar el féretro a la residencia, se pasó toda la noche bajo el mismo. Al tercer día lo encontraron muerto en el estudio donde Don Oscar pintaba y él lo acompañaba. “Brownie” sufría por la partida de su amo que tanto quería.

Para más información visite el museo virtual Oscar Colón Delgado en la página cibernética: