Error message

Notice: Undefined offset: 1 in counter_get_browser() (line 70 of /home/pedro/public_html/portal/sites/all/modules/counter/counter.lib.inc).

Miguel Alcaide

  • Posted on: 23 July 2015
  • By: Pedro L. Ríos

Puerto Rico siempre se ha distinguido por ser una isla prolífera en talento musical. Por solo mencionar algunos que han sobresalido en sus respectivos campos: El gran cantante de ópera, reconocido mundialmente, Antonio Paoli (1871-1946) Juan Morel Campos (1857-1896) genio musical y gran compositor. Muchos músicos puertorriqueños se han distinguido por ser virtuosos en un instrumento en particular como fue Ladislao Martínez, “El maestro Ladí” (1898-1979) considerado la figura más destacada en la historia del cuatro puertorriqueño y José “Pepito” Figueroa (1905-1998). Este destacado violinista también considerado un virtuoso de dicho instrumento. En este selecto grupo de músicos que han sobresalido con un instrumento en particular está un hijo de nuestro pueblo. Hatillo tiene el honor de ser la cuna de uno de los requintista más prodigioso que ha dado Puerto Rico. Antes de continuar con mi narrativa permítame explicar brevemente que un requinto es una guitarra más pequeña que la guitarra europea y consiste de seis cuerdas. Su afinación es en tonos más altos que las otras guitarras. El interior es reforzado y su forma es parecida a la guitarra moderna. Hay información que dice que el famoso guitarrista Mauro Giuliani (1781-1829) fue la persona responsable de inventar el mismo a principios del siglo diecinueve.

El uso y fama del instrumento se propagó durante los años 40 y 50 del siglo pasado. Gracias a la exposición que le dieron los tríos mejicanos, especialmente el Trío Los Panchos. Alfredo Gil, integrante de este trío, tiene el honor de ser reconocido como la persona que sacó dicho instrumento del anonimato. Otros tríos como “Los Tres Ases”, “Los tres Diamantes” y otros destacaban el sonido agudo de este instrumento. En Puerto Rico se considera a Máximo Torres como el pionero del requinto ya que fue el primero en grabar con El Trío Vegabajeño” en el año 1952. A finales de la década del 50 y en los 60 Puerto Rico estaba densamente poblado por los tríos.

Habiendo explicado algo sobre el requinto, regresamos al tema principal de este escrito. Nace Miguel Ángel Alcaide Santiago un 13 de noviembre del año 1934. Será conocido por “Miguelito” por algunos y por otros como “el Chino Alcaide”. Fueron sus padres Doña Carmen Santiago y Don José Alcaide, ambos naturales de Hatillo. Cursó sus primeros años escolares en la escuela Adrian Martínez Gandía. Luego su familia se traslada al Bo. Amparo en Rio Piedras donde continúa sus estudios superiores. Es importante mencionar la casualidad histórica, que tanto Miguel Alcaide como su compueblano, el insigne poeta, José PH Hernández (1892-1922). Nacieron en residencias ubicadas una frente a la otra en la calle Vidal Félix de Hatillo en épocas diferentes. Narra en su libro “A Tres Voces y Guitarras” su autor Pablo Marcial Ortiz Ramos, que a los siete años su padre le obsequió una guitarrita de cuatro cuerdas que le compró a un vendedor de artesanía. En ella comenzó el niño Miguelito a sacar sus primeras melodías. Don Lalo Monrouzeau, padrino de Miguelito, le enseñó los primeros tonos y luego le regaló una al notar el rápido progreso del niño. A los nueve años hacía dúo con su hermanita “Estela” en la escuela. Radicado en el Barrio Amparo de Rio Piedras conoció a Pedrito Berrios que residía en el Bo. Capetillo. Los unió una amistad que perduró por toda la vida. Fueron compañeros en múltiples tríos. Asistían juntos a clases de música donde organizaron el “Trío Puerto Rico” para competir en Tribuna del Arte de Rafael Quiñones Vidal donde ganaron el primer premio.

Su primera grabación fue con el cuarteto “Los Universitarios” a los dieciséis años de edad. Luego pasó a formar parte de los “Cuatro Ases” junto a María Esther Pérez Félix, Felipe Rodríguez, Tito Lara y su amigo Pedrito Berrios. Miguelito y Pedrito impusieron la modalidad de tocar a dúo de requintos. Luego pasó a formar parte de “Los Cantares” en el 1953. También formó parte de “Los Sultanes” con Wisón Torres, fundador de “Los Hispanos”. Miguel grabó como solista con los mejores cantantes de Puerto Rico. Con Raúl Balseiro, Felipe Rodríguez y los Antares grabó una buena cantidad de discos. Se presentó en gran parte de los teatros hispanos del este de Norte América. Con Virginia López y su Trío Imperial recorre Centro América y gran parte de Sur América.

A finales de la década, Miguelito regresa a Puerto Rico y se reincorpora a “Los Borincanos”. Le pone música y graba la canción titulada “María”, que originalmente es una obra poética del hatillano Pedro Pablo Vargas. Como compositor también fue muy prolífero. Entre las muchas composiciones que grabó se encuentran “Dulce Amada”, “Volveré”, “Mil besos y un recuerdo” y “Te vas” entre otras, pero una que sonó mucho en las navidades fue “El Viejo Gordo”, una sátira a el personaje de Santa Claus.

Actuando en el Caribe Hilton con el “Trío Los Borincanos” convertidos ya en un cuarteto fueron firmados por Frank Werber, apoderado del famoso “Kinston Trío”, una agrupación muy famosa en Estados Unidos. Inmediatamente el Sr. Werber se dio cuenta del gran potencial del grupo luego de su primera grabación en Estados Unidos. En el año 1963 cambiaron el nombre a “The Four Amigo”. Fue tanto el éxito del cuarteto que hicieron presentaciones en Hawaii, Las Filipinas, Japón, Korea y Tailandia. Hicieron presentaciones en los mejores programas de televisión Norte Americana como The Ed Sullivan Show, Johnny Carson Show, Mike Douglas, Steve Allen Show y otros.

En Estados Unidos se presentaban en los centros de turismo más importantes como Reno, Las Vegas y Lake Tahoe. Fue en esos años que son presentados a el famoso cantante Norte Americano Elvis Presly quien los contrata para grabar las pistas sonoras de las películas “Fun in Acapulco 1963” y “Girls, Girls, Girls”. Durante un receso de la filmación Elvis se detuvo a escuchar a Miguelito tocando en un ensayo. Los números fueron: “El vuelo del Moscardón” y “Noche de Ronda”. Quedó tan impresionado con la música de Miguel que el recital duró dos horas. Elvis se quitó un reloj de oro y se lo obsequió en admiración por su talento.

Luego de siete años regresa a Puerto Rico en el año 1966. Comienza a trabajar con Aidita Viles y Los del Río. En 68 funda el cuarteto San Juan. Dos años más tarde (1970) organizó el Trío Los Caciques con Papo Valle. En el 1976 formó parte de “Los Tres Grandes. Con este grupo trabajó por espacio de siete años. En el 1983 organizó “Lo Nuevo en Tres”.

Citando nuevamente a Pablo Marcial Ortiz Ramos de su extraordinaria obra “A Tres Voces y Guitarras”, “Miguel Alcaide, el más reconocido requintista en la historia de la música popular de Puerto Rico era una persona sumamente humilde. Su humildad rayaba en la timidez pero tenía la facultad de transformarse en cuanto subía al escenario. Ejecutando su requinto se sabía dueño de la función”. Guillermo Venegas, compositor quebradillanos escribió: “Solo fue enemigo de sí mismo, para los demás era todo bondad y corazón”.

Miguelito Alcaide falleció en Rio Piedras el 25 de julio de 1988 a consecuencia de cirrosis hepática por años de lucha contra el alcohol. Fue sepultado en el cementerio viejo de Rio Piedras. Luego de dos años sus restos fueron trasladados al cementerio de Hatillo el 25 de julio de 1990. Frente a la Casa Alcaldía, en el Parque de los Ilustres, se encuentra una escultura perpetuando la memoria de Miguel Ángel Alcaide Santiago, el más grande requintista de América.

Este escrito se hizo posible gracias a la información y fotos obtenidas de:

1- “A Tres Voces y Guitarras” de Pablo Marcial Ortiz Ramos (1991)

2- Revista 30 días de Wilfredo Rodríguez (1988)

3- Biografía “Miguelito Alcaide” de la internet

4- Artículos por Rey Alcaide Q.E.P.D.